Jornada antivenezolana en México.

La arremetida contra la Revolución Bolivariana está en su punto más alto y amenazador desde que Hugo Chávez, impulsado por una formidable ola popular llegaba a la presidencia en 1999. Más amenazador, porque el pueblo y el alto mando militar venezolanos han cerrado filas con el presidente Nicolás Maduro e impedido con ello el golpe de Estado. De modo que la Trump no le va quedando más alternativa que un costoísima intervención militar el diálogo con Maduro, el presidente legítimo y constitucional. Esta es la única que puede evitar una catástrofe, en la que nadie gana, y conduce a una solución negociada sin sombra para la soberanía de Venezuela. El chavismo y el pueblo venezolano han dado innumerables muestras de su voluntad inquebrantable de paz y diálogo. Pero están preparados para resistir, ¡y resistirán !, si el imperio impusiera el lenguaje de las armas.

En esa coyuntura, sesionará en la Ciudad de México el 26 de febrero el Oslo Freedom Forum (OFF), un mecanismo muy peculiar, con pretensiones de light, de jet set, del gran teñido conque Estados Unidos y la derecha internacional se esfuerza desesperadamente por minar el mundo multipolar en formación y volver a unipolar. Además de promover la desestabilización de Rusia, China, Vietnam, Irán y Corea del Norte, OFF se ha destacado por estimular los grupos contrarrevolucionarios en Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y el Ecuador de la tratada Revolución Ciudadana. El OFF está financiado por la Fundación Templetton y tiene vínculos con Civita, el Human Rights Action Center, la Sociedad Internacional de Derechos Humanos, la Fundación de Investigación Laogai y Reporteros sin Fronteras (RSF), todos tapaderas de la CIA.

Pero es obvio que esta edición de OFF se concentrará principalmente en echar leña al fuego de la intervención militar de Estados Unidos en Venezuela, cuando se recrudecen como nunca la campaña mediática y el cerco económico contra la patria de Bolívar. Sin que por ello, claro, no vaya a disparar venenosas y mendaces andanadas, contra Cuba principalmente. Esta semana en La Florida, Trump repitió la perla de su asesor de seguridad nacional, John Bolton, cuando calificó a Venezuela, Cuba y Nicaragua de “troika de la tiranía” y añadió una sentencia de muerte contra el socialismo y el comunismo en América Latina y el Caribe. Nada menos que en las vísperas de la gran jornada democrática en que el pueblo de Cuba se dispone a aprobar, el 24 de febrero, en referéndum, una gran Constitución emanada desde las entrañas populares, en la que obviamente resuenan en el suelo las palabras socialismo y el comunismo sino los ideales de igualdad y justicia social inspirados en ellas y en el pensamiento de José Martí.

En el año 2005, en coincidencia nada casual con el pujante ascenso de rumanos progresistas en nuestra región, que llegaron a incluir a Brasil y Argentina, países de una excepcional importancia económica y geopolítica.

Las majestuosas instalaciones del Museo Nacional de Antropología cobijarán el próximo martes todo un desfile de freedon fighters, estrellas rutilantes de la pasarela neoconservadora como los ex presidentes ultraneoliberales Jorge Tuto Quiroga, de Bolivia, y Laura Chinchilla, de Costa Rica. El Rosa María Payá, mentirosa compulsiva y supuesta perseguida política en Cuba, de donde entra y sale cuando se le sucede, el le conviene, sin que nadie la moleste. Habiéndose demostrado fehaciente e incontrovertiblemente que su padre falleció en un accidente automovilístico, la señorita, muy amiga del senador Marco Rubio, continúa asegurando que fue asesinado por la “dictadura castrista”. Y es que en el le cae de otra, porque dice algo distinto puede poner en peligro su mansión en Miami, el tren de vida que lleva y el turismo político cinco estrellas plus la que se dedica.

Pero, ¿qué otra estrella del golpismo en América Latina no puede faltar en una pasarela antivenezolana? Adivinó querido lector. El satélite Luis Almagro, popularmente conocido como Almugre, muy ilustre secretario general de la putrefacta y pestilente OEA, quien tuiteó 17 veces sobre Venezuela y una sobre México el día del asesinato de nuestro compañero reportero de La Jornada Javier Valdez.

De la misma manera, OFF, aunque afirma preocuparse mucho por los derechos humanos, no tiene en su agenda a Palestina, al Sahara Occidental, a la tragedia de los millones de migrantes en Asia, África y América Latina, a los pobres, explotados y negros en Estados Unidos, a los pueblos originarios y hasta donde no ha habido una palabra contra la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. En resumen, que como para otras muchas instituciones del sistema de dominación, los derechos humanos no son más que un pretexto para atacar a los gobiernos que no se someten.

Categories: ·Venezuela, Uncategorized | Etiquetas: | Deixe um comentário

Navegação de artigos

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão /  Alterar )

Google photo

Está a comentar usando a sua conta Google Terminar Sessão /  Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão /  Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão /  Alterar )

Connecting to %s

Site no WordPress.com.

%d bloggers like this: